30 enero 2017

Luis Gardey Actuará por fin en su Quintes Natal después de cantar por medio mundo

Me hace mucha ilusión, afirma el artista, afincado en Cuba, que trabaja en la composición de nuevas canciones y en la grabación de un disco
Gardey, delante la iglesia Quintes M.M.
Quintes (Villaviciosa)
Mariola MENÉNDEZ
Han pasado muchos años desde que aquel chavalín de 12 años, llamado José Luis García Moris le invitaran a animar los intermedios de las funciones de teatro del pueblo, Quintes, en Villaviciosa, interpretando a capela las canciones de moda en la época. Todos conocían las dotes artísticas que tenía para la canción. Ahora, después de haber triunfado, cosechando éxitos por todo el mundo, y convertido en una estrella de la música, se subirá por primera vez a un escenario en su pueblo para actuar en las fiestas de Santa Ana, el 28 de julio. Lo hará con el nombre artístico que le ha dado fama internacional: Luis Gardey
En su Quintes de alma recuerda que, de niño, ya apuntaba maneras y usaba la perilla de la luz para emular un micrófono. Una vez le pilló su madre y confiesa que sintió vergüenza. La vena artística le viene de familia, pues su padre, Noé García, era cantante de tonada. Él optó por la canción melódica. Y no se equivocó.
Se codeó y se relaciona con otros grandes de la música. Por ejemplo, a Nino Bravo le recuerda como su amigo del alma. Ellos dos y la cantante Mónica representaron a España en 1974, pocos meses antes del fallecimiento de Nino Bravo, en la ciudad de Knokke (Bélgica). Trajeron el premio para casa al vencer a Inglaterra. Entre otros galardones, tiene dos discos de oro y fue uno de los cantantes más exitosos en los años sesenta y setenta. Desde hace años reside en La Habana (Cuba), pero no perdona sus estancias en Quintes en Navidad y en verano. Para mí es un pueblo bello, que linda con el mar. Pero, más que eso, es mi casa… lo quieres tanto… destaca. Aquí es un vecino más y muy querido. Le hace una gran ilusión actuar en la fiesta grande. Ha cantado en escenarios de otras localidades asturianas, como en Gijón, pero aquí nunca. Ahora ha llegado el momento.
Gardey sigue llevando su música por Latinoamérica. En Cuba suele dar unos cinco recitales al año y está apunto de emitirse un programa estelar en la televisión cubana internacional en que actúa. Pero, aunque esté acostumbrado a grandes conciertos sabe que el de Quintes, más modesto, será muy especial. Me hace mucha ilusión, reconoce. Interpretará piezas nuevas, pero no faltaran sus clásicos, como “Con una cinta en el pelo”, que está sonando en las emisoras españolas.
Recuerda que fue “Un amor como el mío”, de Juan Pardo, la canción que le dio entrada a varios países de América. Y es que Luis Gardey no solo triunfó como interprete, sino que también lo hizo como compositor. De hecho, dos de los grandes éxitos de Julio Iglesias, otro de sus grandes amigos, son suyos: “Devaneos”, título al que el cantante añadió “O me quieres o me dejas”, y “Ni te tengo ni te olvido”. 
Me inspiro en la vida. Aunque quizá hay partes de alguna canción que son experiencias propias, apunta Gardey. Sus temas más recurrentes son el amor y el desamor. Ahora está componiendo y grabando un nuevo disco. Admite que el mundo de la música ha cambiado mucho en estos años, pero sostiene que, a pesar de las modas, la canción melódica es inmortal.
Fuente: LA NUEVA ESPAÑA

No hay comentarios: