02 mayo 2016

Colección de motos antiguas en Quintes

Ismael Miranda Rea, mecánico jubilado, conserva como nuevos varios modelos restaurados por él mismo. 
Ismael con la Soriano
Ismael M. R. ha reparado centenares de motos a lo largo de su vida profesional y ha visto también como una mayoría de ellas acababan en la chatarra. Dice que antes no se apreciaban porque había muchas, pero con el paso del tiempo cada vez quedan menos y la gente se va dando cuenta de su valor, ahora mismo están muy solicitadas por aficionados y coleccionistas. 
Su afición por las motos antiguas comenzó hace ya muchos años cuando empezó a trabajar en el taller de su padre, Tomás Miranda “Lin”, en el barrio Cimavilla de Quintes. Siempre dedicó parte de su tiempo libre a restaurar modelos que iba consiguiendo por la zona y que le gustaban. 
La restauración exige dedicación y paciencia, le gusta dejarlas como eran en su estado original, para lo que es necesario, dice Ismael, desmontarlas en su totalidad; motor, instalación eléctrica, chapa, puesta a punto y pintura son las tareas a realizar. Difícil también son los repuestos originales como los que él utiliza, hay que conseguirlos por Internet y en los mercados, aunque escasean mucho y están muy caros. 
En la actualidad Ismael mantiene una colección de ocho modelos diferentes de motos clásicas antiguas, en perfecto estado de mantenimiento y con todas las autorizaciones para circular. Todas juntas o por separado llaman la atención de cualquier aficionado. 
Como habíamos comentado en anteriores publicaciones, estas reliquias del pasado os las iremos presentando individualmente junto a un resumen informativo del modelo. Hoy continuamos con la SORIANO modelo PANTERA, motor de 108 cc. 

Terminada la Guerra Civil española, Ricardo Soriano, ingeniero, deportista y diseñador fundó en Madrid la empresa R. Soriano S.A. y empieza a fabricar motos con nombres comerciales de animales salvajes; Potro de acero, Tigre, Puma, Lince y Pantera . La diminuta figura de estas motos, junto a la necesidad de ofrecer una motocicleta nacional pequeña y de bajo coste, tuvo su éxito.
La empresa estuvo activa hasta 1954, año en que cesó su actividad. Fabricó diversos modelos muy populares de motocicletas de rueda pequeña, Durante el tiempo que permaneció activa se fabricaron un total de 6.000 unidades. El principio constructivo estaba basado en la reducción al máximo para ahorrar en peso y materia prima, con el objetivo de ofrecer al cliente un producto económico y asequible a todas las economías.
El primer modelo o “A” que salió de su factoría fue denominado Potro de Acero, con motor refrigerado por aire del que se fabricaron un total de 100 unidades. El segundo modelo o “B” se denominaría Tigre; Soriano deseaba producir 1.000 unidades, que se quedarían en 200 por problemas de fiabilidad. Después apareció el modelo Puma, incorporando ya el motor Villiers de 122cc, cuya mayor fiabilidad mecánica no fue suficiente para conseguir el éxito comercial esperado. A continuación se presentó el modelo Lince, con motor Hispano- Villers construido en España.
Finalmente apareció el modelo Pantera equipado con un motor de 108 cc., suspensión delantera de horquilla telescópica. Su potencia de 3,5 CV a 3.800 rpm le permitian alcanzar una velocidad de 65 km/h. y su precio de venta al público era de 14.250 pesetas, cifra considerablemente más barata que la de cualquier otra marca de motocicletas.
Todas las Soriano se distinguieron siempre por su simplicidad mecánica en busca de la máxima robustez y versatilidad. Éste es el motivo de la utilización de las características llantas de tan solo 8”, que las hacían atractivas al público, incluyendo el femenino y el de los más inexpertos. Estaba pensada básicamente para su utilización en las grandes ciudades.
Contaba el padre de Ismael que algunas de las marcas Soriano habían sido diseñadas para servir de apoyo a las fuerzas de paracaidismo en la segunda guerra mundial, parece ser que dichas motos eran lanzadas por la aviación y recogidas en tierra para dar más movilidad a las tropas. 
Su estructura de acero, rueda de pequeño tamaño y tapón de gasolina estanco, son alguno de los detalles que avalan dicha teoría.
QUINTES Mirador del Cantábrico







Imágenes de SORIANO Modelo Pantera de 108 c.c.

No hay comentarios: