17 abril 2016

Corso Álvarez Moreda (Corso el de Raimundo) ya es centenario

Lucido y con buena salud celebró ayer los 100 años de edad rodeado de familiares y amigos
Corso Álvarez Moreda
Canciones católicas a la guitarra, el tambor y la gaita, sirvieron de acompañamiento a una misa oficiada por el sacerdote José Manuel Pidal. En su homilía el sacerdote destacó el carácter cristiano que Corso supo mantener durante estos cien años. 
Previamente a la celebración, Dioni Novel,  presidente de la AAVV La Parpayuela, le dedicó unas palabras de felicitación, leyó un resumen de su biografía y le entregó una placa conmemorativa como recuerdo de los vecinos de Quintes.
El 16 de abril de 1916 nacía Corso Álvarez Moreda, (Corso el de Raimundo), en la Caleyona de Quintes muy cerca de la Carbayera. Como era habitual en aquella época formó parte de una familia numerosa formada por sus padres Raimundo Álvarez, Esperanza Moreda y ocho hermanos; Joaquín, Modesto, Aurora, Arselina, Avelino, Ma. Teresa, Corso y Lourdes Álvarez Moreda.
Según el mismo nos contó hace unos días, le tocó vivir una infancia difícil por la situación del País y después una juventud marcada primero por la guerra y después por la posguerra. Con 15 años de edad emigró a la Habana donde estaría 4 años colaborando en diferentes trabajos con tres de sus hermanos allí residentes; Modesto, Joaquín y Avelino. En 1935 vuelve a Quintes y poco después es reclutado en Villaviciosa para incorporarse a la guerra civil. Pronto es trasladado a Luarca y posteriormente a Burgos donde prestó servicio en la 13ª compañía del Regimiento de San Marcial. Posteriormente la posguerra volvería a traer la miseria, con unas pocas vacas y la huerta había que sobrevivir. En 1944 se casó con Catalina Buznego de cuyo matrimonio nacieron tres hijos; Isabel, Lino y María Oliva
Aparte de sus actividades cotidianas, hasta hace poco que le fallo algo la vista, siempre le gustó leer y mantenerse informado de las noticias de actualidad, cosa que aún hace hoy con la radio. Hombre conversador y de carácter agradable colaboró siempre con la parroquia en diferentes actividades con el Grupo Cultural y Deportivo de Quintes, sociedad que aglutinó a más de 150 socios. A finales de la década de los 60 promueve con varios vecinos una compañía de teatro aficionado que hacía varias representaciones al año en beneficio de familias necesitadas. Disuelto el Grupo Cultural, Corso Álvarez y otros vecinos crean en el mismo local una Cooperativa de Piensos, actividad que cesaría unos años después.
Viudo desde hace nueve años sigue viviendo en la misma casa de la Caleyona que le vio nacer hace un siglo.
QUINTES Mirador del Cantábrico
Familiares y amigos durante la celebración de la santa misa 
 Dioni, presidente de la AAVV LA Parpayuela, felicita a Corso con una placa conmemorativa  

No hay comentarios: